Blog

share

IPSA: ¿Y ahora qué?

En vez de coronar un gran año para el IPSA, el mes de septiembre cayó como un balde de agua fría. Nuestra proyección, de que el índice local continuaría escalando más allá del 26% de rentabilidad que había alcanzado a la fecha, se vio frustrada por renovadas expectativas de mayores alzas de tasas tanto a nivel local como global.


¿La reciente caída de la bolsa es una oportunidad?

Tomando cierta perspectiva, a pesar del viento en contra de las últimas semanas, el rendimiento del IPSA supera ampliamente a la mayor parte de los índices accionarios globales durante 2022. Medido en moneda local el IPSA ha aumentado un 19%, equivalente a un 5% en dólares. Esta alza se compara positivamente respecto de mercados desarrollados tales como Estados Unidos, Europa y Japón que en dólares y durante el mismo periodo caen un 25%, 33% y 28%, respectivamente. La situación es similar respecto de mercados emergentes tales como China, India y Latinoamérica que caen un 31%, 9% y 4%, respectivamente.

Aún así, la valoración relativa de las acciones chilenas mantiene un fuerte descuento tanto en términos absolutos como relativos. El múltiplo de valoración precio utilidad de la bolsa local, tomando como base las utilidades esperadas de los próximos 12 meses, se encuentra actualmente en 6 veces, es decir muy por debajo del promedio de 15 veces de los últimos 10 años. Al comparar el mismo indicador, pero respecto de otros mercados es posible observar que el IPSA no sólo transa con un fuerte descuento absoluto, sino que también relativo. Reflejo de lo anterior es que el índice local transa actualmente a un descuento de un 10% respecto de Latinoamérica mientras que históricamente había transado con un premio de 20%. La situación es aún más pronunciada respecto de mercados emergentes, respecto de los cuales el IPSA transa con un descuento de 40% mientras que históricamente había transado con un premio de 20%.

¿Representa este fuerte descuento una oportunidad de compra?

Para responder esta pregunta es necesario incorporar un factor financiero global que explica buena parte del descuento absoluto que presenta la valoración de la bolsa local. Este es global, afecta a todos los mercados y tiene relación con un mayor nivel de tasas libres de riesgo. Actualmente el bono del tesoro americano a 10 años transa a una tasa de 3,6%, es decir bastante por encima del 2,1% promedio de los últimos 10 años. Haciendo un cálculo simple es posible estimar que este hecho afecta en un 25% la valoración del IPSA.

Respecto del descuento relativo a otros mercados es necesario incorporar dos factores necesariamente locales que en parte lo explican. El primero de ellos tiene que ver con el riesgo país de Chile. Actualmente, el CDS a 10 años de Chile transa a 220 puntos base mientras que el promedio de los últimos 10 años es de 120 puntos base. Estimamos que este hecho afecta en un 15% adicional la valoración del IPSA. El segundo de ellos está relacionado con la capacidad de crecimiento de nuestra economía y consecuentemente de los resultados de las empresas chilenas. Estimamos que estos habrían tocado techo durante el tercer trimestre del presente año y que hacia 2023 disminuirían un 20% respecto de su nivel actual.

Un nivel mayor de tasas y de riesgo país junto con un ajuste en los resultados de las empresas hacen que el descuento al cual transa el IPSA no sea exagerado. Volviendo a la pregunta original ¿Y ahora qué? La respuesta es que el rendimiento del IPSA vuelve a depender principalmente de factores globales. De esta forma es posible concluir que el IPSA continuaría rentando de manera positiva sólo en la medida que la incertidumbre global caiga.