Blog

share

La Cuenta Corriente y el “ajuste necesario”

¿Ha escuchado últimamente que se habla sobre la Cuenta Corriente? Me refiero a las Cuentas Nacionales. Hace bastante tiempo que este aspecto de nuestra economía no era “un tema”. Sin embargo, tras la publicación por parte el Banco Central de Chile de los datos del segundo trimestre de la Balanza de Pagos de Chile, Posición de Inversión Internacional y Deuda Externa, han saltado algunas alarmas (además del tipo de cambio, que subió cerca de $30 el día que se publicó esta información).

Según los datos entregados, durante el segundo trimestre de este año, la Cuenta Corriente de Chile registró un déficit de US$6.564 millones, lo que, acumulado al primer semestre del año se traduce en un 8,5% del PIB. Es decir, un exceso de gasto de US$ 27 mil millones acumulado en 4 trimestres. Brutal.

Y es que esta es una cifra históricamente muy deficitaria para Chile (el mayor déficit al menos desde el año 2003), que ha venido haciéndose más negativa de forma acelerada desde el primer trimestre del 2021, donde esta cifra alcanzaba un -1,8% (o, lo mismo, un déficit de 1,8%).

¿Qué pasó? Lo mismo que hemos visto que ha afectado varios otros aspectos de nuestra economía. El exceso de liquidez proveniente tanto de los retiros de los fondos previsionales como de los dineros entregados como políticas públicas en Pandemia (como el IFE universal) provocaron un exceso de gasto en la economía chilena. Se gastó mucho más de los ingresos que la economía estaba generando. De ahí el déficit.

Es por este motivo que se habla de un “ajuste necesario” hacia adelante. Para que se normalice el déficit de la Cuenta Corriente necesariamente la economía va a tener que hacer un ajuste. Por el lado fiscal, estamos observando una reducción del gasto significativa. De esta manera, el ajuste del Gasto tendrá que provenir por el lado del sector privado: menos consumo, menos inversión y, por lo tanto, menos actividad y menos crecimiento. Las cuentas se pagan.

Por otra parte, recordemos que tener un déficit significa que sale más dinero del que entra al país. O, dicho de otra forma, refleja una salida de capitales.

Desde este punto de vista, no es raro que el tipo de cambio se haya depreciado tanto el día de la publicación del reporte: es un indicador concreto de que están saliendo dólares. ¿Qué pasa cuando hay menos cantidad de un determinado bien (en este caso el dólar) ?, pues sube de precio. Por tanto, más allá de la evolución del tipo de cambio el día de la publicación del reporte de Balanza de Pagos, no es raro que el tipo de cambio continúe en niveles por sobre $900, aún con la intervención del Banco Central. Estos altos niveles seguramente permanecerán mientras no se corrija este abultado déficit en Cuenta Corriente, para lo que se necesita el tan mencionado “ajuste”.


Carolina Grünwald
Economista jefe Banchile Inversiones