Blog

share

Testimonio:
¿Debería pensar en mi jubilación ahora?
María-Trinidad Rioseco (22), estudiante universitaria.

Según informes entregados por la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP), la diferencia que existe entre la jubilación de las mujeres y los hombres es cercana a la mitad. Esto se explica principalmente por la edad de retiro, como también a la expectativa de vida de las mujeres y el menor salario que reciben -en promedio- por realizar la misma actividad. Esto evidencia el impacto de las brechas de género que existen en el país.

En lo personal, queda menos de un año para terminar mi carrera universitaria. La vida de estudiante se hace a un lado para dar paso a mi “vida adulta” al cien por ciento. Nuevos desafíos y responsabilidades se aproximan. El mundo laboral me espera, más temprano que tarde. Pero ¿mi jubilación es algo en lo que debería pensar ahora? La vejez en estos momentos de mi vida no es algo por lo que tenga que preocuparme, queda mucho por vivir, y por trabajar. Sin embargo, al momento de realizar mi práctica profesional en Banchile Inversiones, me comentaron que la jubilación si es algo por lo que preocuparse. En el ámbito de mi pensión, sin lugar a duda, el desafío de ser mujer probablemente me dará como resultado un monto menor a alguien del sexo opuesto, pero al ser joven existe una oportunidad para compensar cualquier futura laguna previsional.

Es allí donde supe sobre el valor del APV para las mujeres, que tal como señalan su abreviación, es un ahorro previsional voluntario, adicional al sistema de pensión de la AFP. Es importante comenzar a implementarlo lo antes posible, ya que así me va a permitir tener mejor soporte para mi vejez. Si bien aún no comienzo mi etapa laboral, me parece interesante compartir mi aprendizaje, para que mujeres de mi edad o que se están insertando en el mundo del trabajo, puedan averiguar sobre esta alternativa, ya que no requiere monto mínimo para aportar y se puede retirar en caso de necesitar el monto de manera anticipada. Al comenzar a trabajar y recibir ingresos mensualmente es posible ahorrar un porcentaje de tu sueldo -cualquiera que sea- que en el futuro puede tener un gran impacto, ya que el APV permite tener un mayor monto acumulado al momento de jubilar.

Que ser mujer no sea un impedimento para contribuir a una buena vejez.